Testimonios

Agradezco a Dios que me permitió haber conocido y haber tenido terapias con el licenciado Valencia, quien me ayudó a superar muchos obstáculos.


Con relación a mi salud física, todos los años iba al médico a hacerme dilataciones de la uretra; a partir de las terapias, supe que la mayoría de las enfermedades son emocionales; en este momento llevo 6 años que mi uretra no ha sido intervenida. Yo tenía la creencia de tener que visitar siempre al médico para estar segura de mi salud.
En las terapias también aprendí, que la risa es la mejor medicina y no cuesta nada. Tenía la creencia de que la sonrisa y la risa arrugan y envejecen a las personas, en la actualidad sonrío siempre; también aprendí a elogiar 5 veces al día y a abrazar 8 veces al día.
Cuando murió mi padre, me sentía tan mal, por no haber escuchado nunca de él que me haya dicho que me quería; visité el consultorio del licenciado Valencia y en una sola terapia practicando el perdón superé mi problema.
Hoy en día, soy encargada de una farmacia y tengo a mi cargo dos adolescentes a quienes aconsejo mucho y me han llegado a apreciar.

testimonio02